La era del postpostureo: otras formas de molar

Carmen, mi novia, tiene una sobrina que acaba de cumplir 15 años. Cuando la veo, en mi afán por encontrar ideas para montar páginas nicho, le pregunto sobre tendencias, qué se lleva o qué se compraría ella ahora mismo. Los teenagers se dejan mucha pasta en cosas que ni te imaginarías.

La última vez me dijo – me compraría una camiseta de Paula Gonu-, ojiplático y desconcertado me quedé.

La susodicha Paula Gonu resultó ser una tía con casi 2 millones de seguidores en Instagram; en Youtube se gasta otro séquito similar.

Más que sorprenderme por las toneladas de followers entregados, me llamó la atención una de las dos cuentas de Instagram que tiene. En ella se dedica a subir fotos «fail», sin filtro y donde no sale necesariamente bien: recién levantada, en el dentista…

Esta semana, además, he leído dos artículos que son muy diferentes al postureo al que estamos acostumbrados online (enlaces al final).

Siempre me ha llamado la atención el fenómeno del postureo, pero esto va más allá, parece un concepto nuevo, ¿está aquí el fenómeno del postpostureo? ¿qué es? ¿cómo afecta al mundo de los negocios online?

Aquí van unas ideas disparatadas.

No te regalo nada, que ya tienes de todo.

Pero si quieres leer gratis emails muy buenos, un tiempo, es aquí.

Responsable: Alvaro Sánchez Finalidad: Funnelizarte con emails más guays que Emilio Aragón en los 90. Legitimación: Tu consentimiento. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a nadie. Palabrita del niño jesús. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, y un café con leche de soja.