Mi estrategia para hacerme rico (para mayores de 18 años)

Tengo como objetivo hacerme rico en tiempo y dinero y, si estás leyendo esto, es probable que tú también.

Internet está lleno de teorías sobre cómo conseguirlo. Mucho gurú dando consejos y también telarañas en los bolsillos de la mayoría de ellos.

Una conclusión a la que he llegado es que no hay una fórmula aplicable a todo el mundo, así que te voy a contar la que yo aplico, que podría no ser la mejor.

OJO: No voy a entrar en cómo generar ingresos, pero te adelanto que si miro a mi derecha veo un post it que pone: "No te vas a hacer rico alquilando tu tiempo".

Lo que te voy a contar tampoco aplica si eres un derrochador, si no sabes ni lo que gastas y te limitas a deambular de nómina a nómina. Para saber qué hacer con el dinero lo primero es no habértelo gastado en chorradas.

La estrategia es tan sencilla que hasta la ministra de Trabajo la entendería.

Vamos.

Imagínate que ingresas 2.000€ al mes y que gastas 1400€. Te quedarían, cada mes, 600€ extras que tendrías que decidir qué hacer con ellos.

En el extremo más conservador invertirías esos 600€ a largo plazo al menor riesgo posible.

Es la estrategia de «hacerse rico viejo».

Consiste en conseguir un trabajo lo más seguro y con los mayores ingresos posibles, minimizar el gasto e invertir el sobrante mensual al mínimo riesgo.

Si a mis 37 años invirtiera 600€ cada mes en fondos indexados a un nivel de riesgo medio-bajo, llegaría a los 65 con 274.759€ ahorrados.

No se debe subestimar el potencial del interés compuesto a largo plazo, pero ¿merece la pena?

¿Compensa trabajar y vivir austero durante 40 años esperando la jubilación, momento en el que por fin tendrás tiempo y dinero?

Es una estrategia loable, pero tiene un gran riesgo: te puedes morir antes.

O peor, vivir una vida entera esperando.

Hay más opciones, que también he desechado:

  • Meterlo en el banco a esperar que se lo coma la inflación.
  • Invertir en un fondo y confiar en que el gestor esté inspirado.
  • Jugar al Lobo de Wall Street y ver desaparecer mi dinero, porque no tengo ni idea de bolsa ni trading ni nada de eso.

En el otro extremo está la filosofía del libro «The Millionare Fastlane», que defiende que es una estupidez esperar a la vejez para, por fin, tener pasta y tiempo.

Mi estrategia va más por ahí y es la de los tres sacos.

Atención, esto no se explica en la universidad (he estado allí para verlo)

Hay tres sacos principales a los que podría ir el dinero que me sobra cada mes.

  • Fondo de seguridad.
  • Largo plazo: Una aportación mensual a fondos indexados.
  • Joaquín Prat. ¡A jugaaaar!

Y tienen que ir en ese orden.

Me explico:

Si partes de una situación de cero ahorros y empiezas a generar esos 600€ extra, el primer saco que debes llenar es el fondo de seguridad, hasta tener ahorrados los gastos de la economía familiar de un año y medio (o de lo que consideres) más un % de imprevistos.

Hasta que no esté ese saco lleno, nada de invertir ni arriesgar.

Yo utilizo una cuenta de ahorro a la vista que paga poco pero sirve para compensar la inflación. Ese dinero no se mueve.

Una vez que la estabilidad financiera está garantizada es momento de empezar a aportar al largo plazo.

Al menos yo lo hice así. Primero llené el saco del ahorro, luego empecé a aportar a indexados, y después ¡a jugar!

¿Y qué significa el tercer saco, el de "a jugaaar"?

Ese dinero es para arriesgar, pero no para jugar a ser Josef Ajram. Yo no tengo ni idea de bolsa, ni de cortos, ni de largos ni de nada.

Ese dinero es para intentar multiplicarlo. Te pongo un ejemplo de mi caso.

Una de mis fuentes de ingresos son páginas nicho: webs que monetizo con afiliados o publicidad. Pues durante mucho tiempo yo hacía todo en cada una de esas webs o los proyectos que montaba.

Maquetaba la web, escribía los textos, le metía enlaces, movía redes sociales… todo yo.

Si lo haces bien puedes ganar dinero cómodo, pero, ¿cuánto dinero? Es inviable hacerse rico así.

Estuve así años, pero ahora, y digo ahora porque no hace tanto que estoy en esta fase, subcontrato todo y mi foco está en los proyectos que tengo definidos como de máximo retorno, donde mi tiempo vale más.

Las tareas que no sea de máximo retorno las tiene que hacer otro, para eso está ese dinero, para intentar ser multiplicado.

Me acabo de gastar casi 4.000€ en una web que podría salir rana, pero eso es lo de menos, la tarea de ese dinero es intentar multiplicarse, que lo logre o no depende de demasiados factores, mi trabajo es intentarlo.

Por otra parte, sigo haciendo aportaciones mensuales a fondos indexados, lo meto y me olvido.

Como sé que tengo un fondo de seguridad y, además, tengo una familia que por muy mal que me pueda ir siempre estará con un techo y un plato de comida, puedo arriesgar tranquilo.

Bueno, y tampoco soy manco.

Uno de esos proyectos de máximo retorno, de los que sí meto horas, es la suscripción a Gente Invencible. Mando un email diario hablando de negocios, persuasión y mis aventuras y desventuras en el mundo online. En realidad es una suscripción a ideas, porque las saco de grandes libros, las junto con las mías, experiencias y las pongo bonitas en un email diario.

Es de pago, pero puedes leer gratis un tiempo.

No te regalo nada, que ya tienes de todo.

Pero si quieres leer gratis emails muy buenos, un tiempo, es aquí.

Responsable: Alvaro Sánchez Finalidad: Funnelizarte con emails más guays que Emilio Aragón en los 90. Legitimación: Tu consentimiento. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a nadie. Palabrita del niño jesús. Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, y un café con leche de soja.